San Valentín: Día de los enamorados

El próximo 14 de febrero se celebra el Día de los Enamorados. Independientemente de que consideremos que es una fiesta especialmente diseñada por los grandes almacenes y las floristerías o bien creamos que es el día más romántico del año, podemos aprovechar para leer algunos poemas de amor.

¿Qué es el amor? Seguro que hay tantas respuestas como personas. Leamos cómo dos grandes poetas del siglo XVII, Lope de Vega y Quevedo, intenta responder a esta pregunta:

Soneto definiendo el amor de Lope de Vega

Desmayarse, atreverse, estar furioso,
áspero, tierno, liberal, esquivo,
alentado, mortal, difunto, vivo,
leal, traidor, cobarde y animoso;
no hallar fuera del bien centro y reposo,
mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,
enojado, valiente, fugitivo,
satisfecho, ofendido, receloso;
huir el rostro al claro desengaño,
beber veneno por licor suave,
olvidar el provecho, amar el daño;
creer que un cielo en un infierno cabe,
dar la vida y el alma a un desengaño;
esto es amor, quien lo probó lo sabe.
 
 
 
 
 
 
 

Soneto definiendo el amor de Francisco de Quevedo


 
Es hielo abrasador, es fuego helado,
es herida que duele y no se siente,
es un soñado bien, un mal presente,
es un breve descanso muy cansado.
es un descuido que nos da cuidado,
un cobarde, con  nombre de valiente,
un andar solitario entre la gente,
un amar solamente ser amado,
es una libertad encarcelada,
que dura hasta el extremo paroxismo,
enfermedad que crece si es curada.
Éste es el niño Amor, éste es su abismo.
¡Mirad cuál amistad tendrá con nada
el que en todo es contrario de sí mismo!
 
 
 

El poeta inglés John Donne (1572-1631) gozaba a los veinte años de independencia económica, de popularidad en la corte y de un grado notable de promiscuidad sexual, reflejada en sus primeros poemas. De esta época es este poema en el que le pide a su amada que viva con él y que juntos, en el río de la vida, olviden a los otros “peces”:


El cebo

Ven a vivir conmigo y sé mi amor,
y nuevos placeres probaremos
de doradas arenas y arroyos cristalinos;
con sedales de seda, con anzuelos de plata.
Discurrirá entonces el río susurrante
más que por el sol, por tus ojos calentado,
y allí se quedarán los peces enamorados,
suplicando que a sí puedan relevarse.
Cuando tú en ese baño de vida nades,
los peces de todos los canales
hacia ti amorosamente nadarán,
más felices de alcanzarte, que tú a ellos.
 

Joseph Brodsky (1940-1996) escribió esta simpática Canción de amor que no precisa comentario:

Si te estuvieras ahogando, acudiría a salvarte,
a taparte con mi manta y a ofrecerte té caliente.
Si yo fuera comisario, te arrestaría
y te encerraría en una celda con la llave echada.
Si fueras un pájaro, grabaría un disco
y escucharía toda la noche tu trino agudo.
Si yo fuera sargento, tú serías mi recluta
y, chico, te aseguro que te encantaría la instrucción.
Si fueras china, aprendería tu idioma,
quemaría mucho incienso, llevaría ropa rara.
Si fueras un espejo, asaltaría el aseo de señoras,
te daría mi lápiz rojo de labios y te soplaría en la nariz.
Si te gustaran los volcanes, yo sería lava
en constante erupción desde mi oculto origen.
Y si fueras mi esposa, yo sería tu amante,
porque la Iglesia está firmemente en contra del divorcio.

Por último, un poema de amor de Luis Alberto de Cuenca, titulado El desayuno.

 
 
Me gustas cuando dices tonterías,
cuando metes la pata, cuando mientes,
cuando te vas de compras con tu madre
y llego tarde al cine por tu culpa.
Me gustas más cuando es mi cumpleaños
y me cubres de besos y de tartas,
o cuando eres feliz y se te nota,
o cuando eres genial con una frase
que lo resume todo, o cuando ríes
(tu risa es una ducha en el infierno),
o cuando me perdonas un olvido.
Pero aún me gustas más, tanto que casi
no puedo resistir lo que me gustas,
cuando, llena de vida, te despiertas
y lo primero que haces es decirme:
“Tengo un hambre feroz esta mañana,
voy a empezar contigo el desayuno.”
 
 
 
 
 
(Imágenes: klomm.br.ms; guiasenior.com, musicexperienceblog.cocacola.es; El beso de Robert Doisneau en elpatiodemirecreobiblioteca.blogspot.com; mascotasdigital.com;  es-dreamstime.com)
Esta entrada fue publicada en El placer de leer. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a San Valentín: Día de los enamorados

  1. gaby acevedo dijo:

    ¡¡Está liindo!!

  2. Laura Berbegal dijo:

    Pienso que para los poetas, los poemas de amor cobran mucha popularidad en San Valentín, y admiro su capacidad de hacer versos que atraen a tantas personas a leerlos, sean de amor o de cualquier otro tema .

  3. Marina Collados dijo:

    ¡Hola! Muy bonitos los poemas.
    Ya sé que San Valentín ha pasado hace unos días pero con tanto examen, voy un poco retrasada viendo las entrada… je, je.

    • lclcarmen1 dijo:

      Hola Marina: Gracias por el comentario, aunque me ha dolido especialmente ese “ha” del verbo haber sin h (que ya he corregido) después de todos los ejercicios de verbos… ;P

Los comentarios son las opiniones de los lectores, no de la responsable del blog ni del IES Miguel Catalán. Todos los comentarios son sometidos a moderación previa. No se aceptan contenidos mal intencionados, difamatorios o publicitarios.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s