Nuestros “Mitos griegos”

Como recordaréis, una de las tareas de este trimestre consistía en crear nuestros propios mitos griegos a imitación de los que habíamos leído en el libro de María Angelidou titulado Mitos griegos. Aquí están los que me han ido llegado. Disfrutadlos:

OSIÓN EN GALLOCANTA  de Inés Fraj

turismodezaragoza.org

Durante largos años Osión pasó largas temporadas en las sombras de Gallocanta. Cada año veía pasar cientos de grullas que dejaban un bonito color en el cielo. Buscaban agua para poder pasar las temporadas de calor.

Osión pensaba y pensaba cómo podía ayudar a todas aquellas aves que  cada año veía pasar. Un largo día de calor pensó en usar el poder que tenía y fue rellenando un gran charco de agua para refrescar la sed de las grullas. El mago de Gallocanta trabajó para que ese charco fuera cada vez más grande. Al cabo de unos días la charca se había convertido en una gran laguna, la Laguna de Gallocanta.

Desde el fondo de esta laguna cada año cuida para que no falte el agua. Y cada verano Osión puede volver a disfrutar del colorido de estas aves, posándose sobre sus  transparentes aguas durante los largos calores del verano.

Osión sólo teme un mal que espera en silencio, y que puede atacarles cada año: la sequía. Y un verano más, vuelven las aves, mientras Osión descansa contento en la profundidad de las aguas. La Laguna de Gallocanta recibe cada año cientos y cientos de aves que durante cuatro meses pasan aquí temporadas, alegrándonos a todos los que nos gusta mirarlas.

*  *  *


EL ORIGEN DE LAS CÍCLADAS de Jorge Torcal

grecotour.com

El dios Terreo, dios de los desastres, de la desgracia y la mentira, era muy severo con los humanos que lo decepcionaban.

Leukos vivía en la península del Peloponeso; era el general de un ejército.  Leukos era el hombre más respetado, listo y rápido de toda Grecia.  Leukos tenía el don de convencer a todos los dioses para que le ayudaran a ganar batallas, hasta que un día, al comenzar una batalla, rezó a los dioses para que le ayudaran.  Todos parecían estar de acuerdo, pero la cara de Terreo era mentirosa, pues unos días antes Terreo y Leukas habían tenido una disputa:

-¿Por qué eres tan generoso y nunca mientes? ¿No ves que así, nunca alcanzarás el éxito? – dijo Terreo alarmado.

– Prefiero ser así, que no acabar triste y solo como tú. – dijo Leukos gritando.

Entonces Terreo juró vengarse.

En mitad de la batalla a Leukos le rodearon tsunamis, grietas en el suelo, incluso ríos de lava incandescente.  Por suerte, los dioses salvaron a Leukos.  Zeus se enteró de lo que hizo Terreo y lo desterró del Olimpo.  De todo aquello surgieron las islas Cícladas, una con forma de luna.  Leukos significa luna brillante.

MI MITO GRIEGO de Laura Sanz

linkmesh.com

Hace muchos años, en la isla de Creta, vivía un joven muy fuerte y atlético, llamado Écaro, al que se le creía el salvador del pueblo. En aquellos tiempos habitaba en Creta una serpiente con alas que medía más de quince metros de largo y que se comía a todo el que se le acercaba. Los habitantes de Creta le pedían a Écaro que matase a la serpiente y le alababan con cumplidos para darle ánimos. En el monte Olimpo estaba el dios Hermineteo, que era dios de la fuerza, y tenía mucha envidia de que los habitantes de Creta le fueran a pedir ayuda a Écaro y  no a él; así que bajó a Creta y le dijo a Écaro:

– Te desafío, iremos los dos a matar a la serpiente y  el que la mate será nombrado Salvador de Creta.

Écaro aceptó el reto, pero lo que no sabía era que Hermineteo podía quitarle la fuerza a las personas, y se la quitó a él. Temis, la diosa de la justicia, se enteró de esto y mientras estaban luchando le dijo a Écaro lo que tenía que hacer para matar a la serpiente, pues estaba tan enfadada con Hermineteo que le ayudó a ganar a Écaro. Le dijo que para matar a la serpiente le tenía que cortar la punta dorada de la cola. Y así lo hizo, le cortó la punta de la cola y la serpiente murió al instante. Hermineteo estaba sorprendido por lo que había pasado, ya que su encantamiento no había tenido efecto, y quedó en ridículo al perder ante Écaro. Estaba muy decepcionado y Temis cuando lo vio le dijo:

– He sido yo quien ha ayudado a Écaro. Si no hubieses hecho trampa podrías haber ganado, pero yo he impartido justicia.

Este mito enseña que siempre hay que ser honestos y hacer las cosas por nosotros mismos y sin trampas.

*  *  *

LA BELLEZA DE ESMERALDA de Lucía Conget

tusanuncios.com

Hace muchos años nació una niña llamada Esmeralda. Era guapísima,lista,simpática… se podría decir que lo tenía todo, pero era muy creída. Pensaba que era la mejor, que nadie era superior a ella.

Fueron pasando los años y Esmeralda y su arrogancia crecieron. Apenas tenía amigos, porque nadie quería estar con ella, tan creída y egocéntrica era. Esmeralda se sentía sola y triste y se pasaba horas y horas metida en su habitación sin hacer nada.

Una mañana esta paseando y se encontró a una mujer que era guapísima. Era Etnia, la diosa de la belleza y la elegancia, pero nunca de la arrogancia ni el desprecio. Etnia le dio dos piedras: una era gris y desgastada y la otra era brillante y reluciente. Etnia le dijo:

—Una de estas piedras te hará retroceder en el tiempo y te dará una oportunidad de cambiar. La otra te dejará como estás y seguirás estando triste y sola. Eso sí, a la hora de elegir una no olvides una cosa: las apariencias engañan, así que elige la correcta.

Etnia desapareció y le dejó a Esmeralda las dos piedras. Esmeralda lo pensó y considerando lo que había dicho Etnia, eligió la contraria a la que elegiría, o sea la gris y desgastada. La rompió y vio que dentro había una piedrecita verde y reluciente que le haría volver atrás en el tiempo y tener una oportunidad.

Esmeralda consiguió por fin dejar de estar triste y ser otra persona radicalmente. Aprendió que no hay que creerse mejor que nadie porque no merece la pena y que lo importante no es la apariencia sino el interior.

*  *  *

ARTISA de Mª Pilar Guiral

fondosypantallas.com

Artisa era una joven de belleza incalculable hija del dios Hermes y de la diosa Atenea nativa de Tebas. Artisa era una gran cazadora, pues la caza  era su mayor afición, aunque su padre, el dios Hermes, no le permitía pasar mucho tiempo fuera ya que temía que le pudiera pasar algo. Un día, Artisa salió a cazar. Era muy orgullosa además de  vanidosa, cosa que le trajo serios problemas.

Estaba cazando cuando vio un precioso tigre de bello pelaje y majestuoso andar. En cuanto lo vio tuvo dos grandes deseos: cazarlo y quedarse su bonito pelaje, y acercarse para poder gozar de tan bonita oportunidad. Aunque también pensó que un tigre tan hermoso como aquel no podía ser una simple coincidencia, pero Artisa no hizo caso a su propia advertencia. Artisa siguió con gran sigilo al tigre, que  ya se había dado cuenta de que alguien le estaba siguiendo, pero no se dio por aludido. Cuando Artisa ya no pudo aguantar, se fue acercando cada vez más y más hasta estar apenas a dos metros de él. Sus miradas se cruzaron y Artisa, asustada, subió su arco de flechas para disponerse a dar caza al tigre, porque se había dado cuenta que aquella mirada era algo más que una simple mirada. De repente el precioso tigre que había estado siguiendo se transformó en un humano y la convirtió a ella en tigre. Artisa comprendió que el tigre era un humano a quien alguien había transformado y había estado esperando a que alguien intentara cazarlo para que tomara su lugar en el cuerpo del tigre. Antes de irse, el humano le susurró estas palabras:

—Vive y deja vivir.

*  *  *

SISMO Y EL CENTRO DE LA TIERRA de Ana Zamora

En tiempos muy lejanos había un semidiós llamado Sismo. Los semidioses eran seres que poseían dones similares a los de los dioses pero más limitados. Éstos también vivían en el Monte Olimpo, pero separados de los dioses por una barrera invisible que sólo se podía atravesar con permiso de Zeus. La barrera estaba custodiada por dos esclavos: un hombre y una mujer que habían sido seleccionados por los dioses para este trabajo. La mujer, que se llamaba Dorotea, estaba enamorada de Sismo y éste de ella. Todas las noches se veían, cruzando la barrera con cuidado de que Zeus no los descubriera. Hasta que una noche, Zeus estaba dando un paseo cuando, por casualidad, descubrió que la barrera estaba abierta. Se asomó y vio que Dorotea y Sismo estaban juntos y que éstos le habían desobedecido atravesando la barrera sin su permiso. En ese momento Zeus entró en cólera y condenó a Sismo a vivir en las profundidades de la tierra convirtiéndolo en un monstruo gigantesco de más de mil toneladas.

El monstruo dormía todo el tiempo y, cuando se despertaba porque tenía hambre (no muy frecuentemente), salía al exterior con sus potentes puños, provocando profundas grietas en la tierra y haciendo temblar el suelo con sus enormes pasos. Por eso, siempre que hay un terremoto alguien dice haber visto a un monstruo escapando del lugar.

*  *  *

RICCIO Y EL GIRASOL de Laura Agulló

solotarot.com

Riccio era un guerrero experto en matar medusas.  Estaba casado con Vinia, una bella mujer,  cuyo padre era el dios de las transformaciones.  Vivían en Tanagos, una ciudad cercana a Atenas.
Un día, el rey de la ciudad, le dijo que matara a tres medusas que se estaban acercando a la ciudad.  Riccio cogió su espada y les cortó la cabeza una a una.  Los habitantes le querían mucho porque siempre mataba todo lo que suponía una amenaza  para Tanagos.
Muchos dioses lo consideraban el mejor guerrero, y pensaban que si podía matar a las medusas,  también podría  hacerlo con las hidras.  Se les ocurrió a algunos apostar a que podría derrotar a tres hidras en una cueva cercana a Atenas.  Le dijeron que tenía que matarlas y le darían parte de lo que ganaran.  Riccio no sabía qué hacer porque las hidras le asustaban.  Su esposa le dijo que no lo hiciera o moriría.  Cuando llegó el día no se presentó, y los dioses que habían apostado por él lo perdieron todo.  Uno era Fortus, el dios de la fuerza, y se enfureció tanto que lo lanzó hasta el Sol, donde murió abrasado.
Vinia no podía olvidarse de él.  Un joven de la ciudad, llamado Frido, al ver su belleza, se enamoró de ella, pero Vinia solo quería a Riccio.  Se lo dijo a su padre y éste la transformó en un girasol, que fue el primero del mundo.  Vinia, aunque fuera una flor,  todos los días miraba al Sol para no olvidarse nunca de Riccio.

*  *  *

PLISHKA Y SU BUENA VOZ de Juan Laliena

guille.terremoto.tripod.com

En la isla de Scalimán vivía un rey llamado Calamides. En su palacio organizaba concursos de canto a los que acudían hombres y mujeres con voces prodigiosas, pero ninguno cantaba tan bien como el propio Calamides. Sólo el dios Apolo lesuperaba y por eso Calamides lo odiaba.
Un día, Apolo, que quería trabar amistad con Calamides, envió a la isla de Scalimán a un cantante llamado Plishka que se presentó al concurso de canto. Aquel año el premio para el vencedor del concurso era quedarse a vivir en el palacio de Calamides, y, por supuesto, el ganador fue Plishka.

– Plishka, debes quedarte aquí – dijo Calamides con entusiasmo-. Me gusta tu voz y quiero que todos los días ensayemos juntos bonitas canciones.

Así transcurrieron varias semanas en las que se hicieron buenos amigos, hasta que un día Plishka se atrevió a decirle a Calamides:

– Mi rey, debo decirte algo.
– Te escucho.
– Apolo, el rey de la música fue quien me envió a ti.

Calamides no pudo contener su furia.

– ¡Eres un traidor! – gritó. Y mandó que lo mataran.

Apolo, que estaba escuchando la conversación, decidió que Calamides no merecía su amistad, sino un severo castigo y, transformado en huracán, destruyó toda la isla.

Calamides se dio cuenta de que era Apolo el que estaba detrás de ese desastre, y entonó un canto para pedirle perdón.

– Está bien, te perdono – dijo Apolo conmovido-. Reconstruiré la isla de Scalimán, pero ahora, será Plishka el rey y no tú, pues has de saber que la voz de Plishka también es mejor que la tuya.

*  *  *

HISPANIA SE REBELA de Jaime Fernández

novalbella.com

Hace muchísimos años en la antigua España existía un dios, Luno, dios de  la comida. Era el dios que se encargaba de dar la comida a los humanos, con la condición de que le tenían que entregar el setenta y cinco por ciento de su comida diaria.

Un día los humanos se hartaron de darle a Luno más de la mitad de su comida y dejaron de dársela porque  pensaban que este pacto era  injusto, pues tenían que trabajar muchas horas y muy duro para conseguir alimentos para toda la familia.

Luno, enfadado, dejó de darles comida y los humanos tenían que buscarla en una tierra poco fértil y con muy pocos animales, por lo que los alimentos escaseaban y empezaron a luchar por la poca comida que había. En esta lucha murieron muchas personas y no por ello dejaron de pasar hambre.

Hispania que era el jefe de una de las tribus más importantes, reunió a los jefes de las otras tribus y les convenció de dejar de luchar por la poca comida  e ir a negociar con Luno. Todos estaban de acuerdo y fue Hispania el elegido para ir a hablar con él.

Hispania fue a la  montaña donde vivían los dioses y después de mucho negociar con Luno consiguió llegar a un gran acuerdo para que volviese a darles alimentos. El acuerdo consistía en que Hispania era el único que iba a trabajar para darle alimento a Luno, sacrificándose por el resto del pueblo.

Luno, al ver el esfuerzo tan grande que estaba dispuesto a realizar Hispania por su pueblo,  fue piadoso y decidió darles el alimento sin necesidad de pedirles nada a cambio.

Los humanos estaban tan contentos con Hispania que a su país  decidieron llamarlo Hispania o lo que es en la actualidad España.

*  *  *

FARINEA de Manuel Fernández

fondosypantallas.com

Hace unos mil años, en Mesopotamia, había dos emperadores muy poderosos, que continuamente se enfrentaban en el campo de batalla por dominar el territorio. Uno se  llamaba Paestum y el otro Poseidonio. El primero tenía una hija llamada Farinea,  cuya belleza era conocida en todo el mundo. Poseidonio, en cambio, no tenía hijos y estaba cansado de perder a tantos soldados en las diversas batallas,  así que decidió no luchar más.

Discurrió un plan para destrozar la vida de su mayor enemigo: ideó el rapto de la bella hija de Paestum, de esa forma le arruinaría la vida sin poner en peligro la vida de sus hombres.

Pasaron los días y Paestum se enteró de los planes del emperador vecino, para evitar el secuestro ordenó a sus cinco mejores soldados vigilar el castillo día y noche.

Una noche fría, los hombres de Poseidonio atacaron; Farinea se despertó por el ruido y, al ver desde su ventana que habían matado a sus escoltas, se le ocurrió una idea para no caer en manos enemigas. Salió por la puerta de atrás y se fue directa a unos montes cercanos, se tumbó en el suelo, y se tapó con unas hojas secas.

Pasaron los minutos y Farinea escuchaba las voces de sus perseguidores cada vez más cercanas; ella lo daba todo por perdido cuando, de repente, miles de millones de hormigas, escarabajos y todo tipo de insectos se colocaron encima de ella formando una gran montaña.

Los hombres de Poseidonio buscaron toda la noche y al amanecer se dieron por vencidos. Nunca nadie volvió a ver a la bella Farinea; pero desde esa trágica noche, una gigantesca montaña preside al país.

*  *  *

EL VALIENTE BOJ de Silvia Millán

enelultimorincon.blogspot.com

Hace muchos años en el monte Olimpo (Grecia) reinaba Elsa. Elsa era la diosa del viento y tenía muy mal carácter, en cambio era muy bella, pues con sus grandes ojos verdes y su melena pelirroja dejaba encantado a cualquier persona que la mirara.

Un día muy soleado Elsa salió a dar un paseo, iba andando muy a gusto hasta que algo le llamó la atención. Acababa de pasar por delante de un árbol y este ni había fingido estar impresionado por su belleza. Ella siguió caminando, pero otra vez se detuvo al ver que pasaba por delante de un grupo de tiernos conejitos y estos ni la miraban. Elsa siguió paseando, pero lo mismo le iba pasando conforme se encontraba con personas o animales.

Elsa, que era muy orgullosa, no se quedó conforme y tan solo necesitó un minuto para pensar cómo demostrarles que ella era muy bella y merecía ser admirada por todo el mundo.

Ese mismo día, a eso de las cinco de la tarde, empezó a soplar un viento que iba en aumento conforme pasaba el tiempo. Las personas, que ya se temían lo que Elsa estaba tramando, de inmediato se fueron cada uno a su casa. Pero, en cambio, los animales que, al contrario de las personas estaban desprevenidos, no pensaron que ese viento fuera a llevar a la desgracia que sucedió.

El viento soplaba cada vez más fuerte y los animales más débiles empezaron a salir volando, el pánico se fue adueñando de todos los animales y plantas, excepto de un boj que acababa de estar enfermo y tenía muchas ganas de vivir. El boj, que tenía fama de valiente, preparó un plan infalible, al poco rato a lo lejos se podía distinguir una gran barrera de boj que se entrelazaban entre sí por las ramas.

Los animales eran elevados por el aire e iban a parar a la cadena de boj que, con sus ramas, los protegía del viento y cuando finalmente el aire paró los mismos boj se encargaron de cuidar a los animales hasta que se recuperaron del susto.

Por supuesto, todos los animales se pusieron de acuerdo en que los boj debían ser reconocidos por la gran acción realizada y como señal de acto heroico se pusieron sus frutos ya secos en forma de buhitos. Es por eso, que los frutos secos del boj divididos por la mitad parecen búhos.

 Elsa que no pudo soportar tal humillación se fue del monte Olimpo y ahora se pasa las horas vagando sola por el mundo y arrepintiéndose de lo que hizo. Cada vez que hay viento es que Elsa se esta arrepintiendo de la actitud que tuvo aquel día.

*  *  *

VULCANUS, EL DIOS DEL FUEGO de Alejandro Pinzolas

tarotida.com

Hace cientos de miles de años cuando los primeros seres humanos habitaron la Tierra, apareció uno de los primeros dioses: Vulcanus. Vulcanus  era el dios del fuego, hijo de la diosa Chispa y el dios Gas.
Vulcanus decidió que ya era hora de enseñarles el fuego a los hombres, y pensó que al primero al que se lo debía enseñar era a Panos, que era el jefe de una tribu situada al oeste de Europa. Cuando Vulcanus le enseñó el fuego, Panos se quedó con la boca abierta  y le preguntó al dios qué era aquella cosa que parecía arte de magia.

—No no es arte de magia, es el fuego— respondió Vulcanus— caliente y acogedor si lo sabes cuidar, porque si lo cuidas, cuando él crezca, te cuidará a ti. De lo contrario, podrá acabar contigo.

Panos hizo caso omiso de los consejos de Vulcanus, le arrebató el fuego al dios y fue corriendo a enseñárselo a su tribu. La tribu de Panos estaba satisfecha con el fuego pues no podían pedir más, el fuego les calentaba, les permitía hacer la comida, etc.
A la mañana siguiente, todos aparecieron muertos, excepto Panos que logró escapar del incendio. Panos le pidió ayuda a los dioses  porque él era el único humano en el mundo, pero Vulcanus, decepcionado, respondió:

-Te lo advertí.

*  *  *

LA MALDICIÓN DE CLARISEL de María del Val

caballo-112

fondosypantallas.com

Clarisel era una niña huérfana que metieron en una caja y abandonaron en el río. A medida que iba creciendo se preguntaba más y más cosas.

Un día vio pasar rápidamente a un hombre y se enamoró perdidamente de él. Cupido había disparado por accidente una flecha de amor;  él creía que había caído al suelo pero cayó en el corazón de Clarisel. Isaac, el joven del que Clarisel se había enamorado, no la amaba a ella.  Clarisel fue a pedirle ayuda a Cupido, el dios del amor y le pidió que Isaac se enamorara de ella, pero Cupido le dijo que para que se cumpliese,  ella tenía que estar con él toda su vida o si no se quedaría  sola hasta el día de su muerte. Entonces cuando Clarisel se encontró con Isaac se enamoraron y se fugaron juntos a Córcega, se casaron y tuvieron  dos  hijos.

Pero Zeus también estaba enamorado de esa mujer y apareció en forma de caballo en un prado donde Clarisel iba todos los días. Era un bello caballo marrón, del que Clarisel se enamoró. Entonces, Clarisel se fue con él durante dos días  y, a la mañana de volver, Clarisel le dijo a Isaac que estaba embarazada de una niña y él se alegró, pero al nacer tenía cuerpo de caballo y cabeza de mujer.

Isaac, al ver que fue engañado, se fue con sus dos hijos y ella se quedó sola el resto de su vida y el monstruo que había tenido se lo llevó Zeus y lo encerró en una pequeña cueva cerca de los Pirineos para que no lo viera su mujer.

***

EL MITO DEL ORO de Alan Torres

eleconomista.es

eleconomista.es

El oro salía de un árbol llamado Creor que significaba creador del oro, que estaba en el huerto del Olimpo. Para que nadie supiera que el oro salía de un árbol hicieron rumorear que había una cueva que vivía un duendecillo que tenía una bolsa  de la  que  si sacabas treinta monedas de oro y salían otras treinta monedas, hicieron rumorear esa mentira para que ningún humano se atreviese a subir al Olimpo a coger el árbol .

Un día un rey muy rico y poderoso llamado Henry se enteró por sus espías de que del árbol Creor  salía el oro, entonces planeó un plan para roba el árbol: una persona iría al Olimpo  a entretener a todos los dioses del Olimpo que estuvieran en ese momento con el reparto de las partes de los animales y así Henry podría a provechar para entrar con sus soldados en silencio para arrancar el árbol y llevárselo a su ciudad de Roma. El plan se puso en marcha , el que tenía que distraer a los dioses era Mateo que era el protagonista de muchas obras de teatro muy famosas en esa época y lo eligieron por si tenía que llorar como un gran actor. Todo estaba saliendo bien hasta que Zeus  escuchó un ruido de los soldados de Henry con sus armaduras muy pesadas y grises, con el dibujo de la h de Henry. Entonces Zeus se levantó a ver qué era ese ruido y vio a Henry y sus soldados llevándose el árbol Creor, les lanzó un rayo que salió de su mano a los soldados y a Henry.  Luego Zeus replantó al árbol Creor y castigó a Henry y sus soldados.  El castigo de Henry fue que todo el oro que tenía se repartiera entre sus ciudadanos y sus territorios volvieran a ser territorio de los anteriores  reyes. En cuanto a los soldados de Henry y a él mismo  no se supo más de ellos.

***

EL CAPITÁN DEL AGUA de Pablo García

daemon.com.br

daemon.com.br

Un día debajo del mar, en el palacio de Pancagua se hundió un barco de petróleo y se destruyó el palacio. Pancagua, el rey de los mares y océanos, se reunió con todos los peces y animales marinos que había en el fondo de los mares y dijo: “Señores, esto es la guerra”. Todos furiosos gritaron “No volverá a pasar nunca”, y alzaron la mano con las armas y cantaron en himno del palacio. Cuando entraban la personas al agua, los peces les mordían para que salieran del agua, cuando iban en barca, iban muchos peces y los volcaban y a los barcos y submarinos iban los tiburones, ballenas y calamares para empujar y hundirlos.

Un día los humanos pensaron en hacer trajes con veneno y si los peces lo tocaban morirían. De esta manera se inició la guerra. Pero los humanos tuvieron un fallo, se les había olvidado infectar también las bombonas. En medio de la guerra murieron muchos peces, pero en cuanto descubrieron que las bombonas no estaban infectadas, todos los peces fueron a morderlas, y así los habitantes de mares y océanos ganaron la guerra. Así  Pancagua estaba tranquilo.

***

EL ORIGEN DE LOS RÍOS de María Gómez

lacimunidad.cadenaser.com

lacimunidad.cadenaser.com

Tera, la hija de Zeus, el dios más poderoso, queda totalmente enamorada de Trifesto, que también está locamente enamorado de Tera, pero Zeus no permite que Trifesto se acerque de momento a Tera hasta que no cumpla los dieciocho años de vida, ya que hasta entonces no lo considera suficientemente maduro para que pudiera con ella.

Zeus les dijo a los dos que si se acercaban, algo horrible le ocurriría a Trifesto, y que nunca jamás podrían estar juntos. Tera y Trifesto le rogaron a Zeus que les permitiera estar juntos, que Trifesto cuidaría bien de su hija y que no le haría daño, pero él no cedió.  Entonces Tera y Trifesto tendrían que estar separados durante al menos dos años o más. Tara lloraba todas las noches y deseaba que él estuviese ahí. En cambio él no lloraba, pero su dolor era inmenso. Aunque siempre les quedaba la esperanza. Cuando se cumplió un año Trifesto no podía aguantar más y fue a  ver a Tera que, sin dudarlo, corrió a darle un abrazo. Ese momento fue el más feliz de su vida. Hasta que Zeus,  por haber desobedecido sus órdenes, le tiró un gran rayo a Trifesto y lo convirtió en ceniza. Tera no  podía parar de llorar. Tanto que, de puro sufrimiento y dolor,  su cara quedó totalmente transformada en una gran montaña,  pero el dolor seguía dentro de ella y sus ojos no pararon nunca de llorar, y esos dos caminos tan inmensos de agua que caen por la montaña formados por sus lágrimas dieron lugar a la gran creación de los ríos del mundo entero.

***

AMADEUS Y SU ERROR de Eduardo Bayego

valletena.com

valletena.com

Había una vez un pueblo llamado Tranqui.  Allí era todo muy tranquilo y vivían aproximadamente dieciocho personas; era un pueblo pequeño.  Amadeus vivía elli, era un hombre afortunado, rico, amable y cariñoso, pero se enamoró de Cleopatra, una mujer encantadora, que no lo quería.  Amadeus era muy pesado con Cleopatra e insistía continuamente en que le hiciera caso. No la dejaba en paz. Cleopatra estaba tan harta de Amadeus que recurrió a su mejor amigo, el dios del mar Poseidón. Este, enfadado con lo que Amadeus le estaba haciendo a su amiga, decidió castigarle: le quitó todo su dinero y encanto. Amadeus se enfadó mucho y con su ira congeló el agua en la que vivía Poseidón.

Los meses pasaron y, aunque Cleopatra buscó a Poseidón por todas partes, no logró encontrarlo. Entretanto, Cleopatra y Amadeus se hicieron amigos y, al final, Amadeus logró el amor de Cleopatra y se casaron. Poseidón, atrapado en el fondo del mar, se enteró y se puso tan furioso que rompió la capa de hielo que había encima del agua y el cielo se fue volando hacia el cielo. Poseidón logró escapar e hizo que lloviera sólo en la cabeza de Amadeus. Como había lanzado el hielo de sus aguas al cielo, Amadeus se congeló con el agua que le llovía sobre la cabeza. Desde entonces, en los sitios que hace mucho frío, en lugar de caer agua, cae nieve.

***

LA LEYENDA DEL PIRINEO de Juan Gormedino

pasaporteblog.com

pasaporteblog.com

Un día Hércules viajó hasta Europa, concretamente, hasta unas montañas puntiagudas del sur de Europa. Allí, caminando, se topó con un lago, se acercó y vió a una ninfa cuando la vio Hércules se quedó asombrado con su belleza y le preguntó:

– Hola, soy Hércules ¿y tú?

-Hola, yo soy Pyrénee.

Hércules fue todos los días a ese lago, cuando él llegaba los dos se quedaban en el lago hablando durante horas y horas o a veces se iban a caminar por los alrededores del lago.

Pero un día Hércules estaba tan enamorado de Pyrénee que fue a pedirle matrimonio, pero vio a un hombre, el padre de Pyrénee Hércules le pidió matrimonio, ella aceptó, pero su padre no quería que su hija se casara.

El día de la boda el padre de Pyrénee estaba tan enfadado que decidió matar a Hércules, pero sin querer mató a su hija. Días después Hércules estaba tan enamorado de Pyrénee que a las montañas donde se habían conocido les llamó Pyrénees,  que traducido al español significa Pirineos.

*   *   *

SACRO, SOLO UN PUEBLO MÁS de Jacobo Brandel

Zeus--greek-mythology-687267_1024_768En un pueblo llamado Sacro, situado al suroeste de Grecia, habitaban unos aldeanos muy bondadosos. Un día oscuro y gélido, en pleno invierno, pasaba un valiente héroe llamado Ares, hijo del más poderoso de los dioses, Zeus; Ares iba de camino a un nuevo reto: el cíclope del bosque de Tandorum. Una familia le acogió en su casa, el héroe se lo agradeció mucho y prometió decírselo a su padre, pues seguro que les daría algún tipo de privilegio. Al día siguiente, como el héroe prometió, tras cortarle la cabeza al cíclope, acudió a su  poderoso padre, Zeus, y este le concedió a esta familia sus plegarias. El padre de la familia, pues era el portavoz de esta, le pidió a Zeus cinco deseos más. Zeus asintió con la cabeza y dijo:

–  Muy bien, te concederé cinco deseos, pero sólo si me los recitas al revés.

El hombre, confuso, no acertó a decir al revés los deseos que pedía y  Zeus le dijo que, por su insensatez, la desgracia caería sobre su pueblo. Al amanecer, habían desaparecido todos los víveres en el pueblo entero. El pueblo pidió ayuda al aldeano más altruista de la zona, que se llamaba Tosón.  Tosón acudió al Olimpo en busca de ayuda divina, el dios le dijo:

–   Si vos quieres salvar, al maldito tendrás que asesinar.

Él, cumpliendo dichas palabras, lo arrojó por el abismo al menor descuido. Aquel pueblo nunca volvió a ser el mismo.

Esta entrada fue publicada en Curso 2012-2013, El placer de escribir y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios son las opiniones de los lectores, no de la responsable del blog ni del IES Miguel Catalán. Todos los comentarios son sometidos a moderación previa. No se aceptan contenidos mal intencionados, difamatorios o publicitarios.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s