Uso formal y coloquial de la lengua. Lengua culta y lengua vulgar. Los vulgarismos.

78158904_XS

Hemos comprobado en clase cómo no hablamos igual con un profesor o profesora que con un amigo o amiga  o con nuestros padres o madres. También nos hemos dado cuenta de que no empleamos el mismo lenguaje cuando hablamos que cuando escribimos, o cuando estamos en una situación formal (exponiendo un tema en clase, por ejemplo) o cuando estamos relajados o relajadas.

Los hablantes de una lengua no utilizamos siempre el mismo registro lingüístico (un mismo modo de hablar), adecuamos nuestro vocabulario o nuestra pronunciación a la situación en que hablamos, a la persona con quien lo hacemos y a los fines que queremos conseguir.

Una misma persona puede utilizar los siguientes registros:

  • Registro formal: se utiliza en situaciones formales. En estos casos el o la hablante emplea una pronunciación muy correcta, un vocabulario variado, una sintaxis ordenada, etc.
  • Registro coloquial: se utiliza en situaciones familiares, con una pronunciación menos cuidada, un vocabulario menos preciso, pero más expresivo y una sintaxis menos ordenada.

tomas-castillo--647x231

  • El hablante culto no utiliza siempre el registro formal, sino que sabe adaptar su forma de hablar a cada situación.

academia

  • El habla vulgar se caracteriza por una pronunciación descuidada, un vocabulario pobre e impreciso y una sintaxis desordenada. Uno de los rasgos del habla vulgar es la presencia de vulgarismos.
  • Los vulgarismos son infracciones lingüísticas que emplean de manera espontánea las personas que carecen de cultura. En algunas ocasiones se usan de manera intencionada.
  • Los vulgarismos más frecuentes son:
    • Incorrecta conjugación de los verbos, sobre todo de los irregulares (andó, haiga, escribido, semos) o confusión de formas (comer por comed).
    • Construcción incorrecta de palabras con –mente: suponiblemente…
    • Dequeísmo y queísmo (pienso de que; se informó que…)
    • Confusión de palabras de pronunciación próxima: posdata/próstata; obelisco/basilisco.
    • Pérdida, adición o confusión de consonantes (partío por partido; lápi por lápiz, bacalado por bacalao, pograma por programa…)
    • Anteposición de artículos a los nombres propios: la Pili, el Manuel
    • Mal uso de pronombres: me se cayó, la di un beso…
    • Cambio o adición de vocales (amoto por moto, midicina por medicina…)
  • En ocasiones, es difícil reconocer los vulgarismos porque se pueden confundir con coloquialismos (donde no existe ninguna incorrección) o con usos propios de variedades dialectales (andaluz, extremeño, etc.)

Por tanto, los hablantes podemos utilizar un nivel culto, con un registro formal o coloquial, dependiendo de la situación. El nivel vulgar es inadmisible para cualquiera de nosotros o nosotras.

Algunos ejemplos…

Hemos oído y leído en clase diversos ejemplos de niveles de la lengua. Podéis ver y oír estos vídeos donde hablan Desirée Ndjambo y Bojan Krkic. ¿Qué registro está utilizando cada uno? ¿Cuál es más eficaz según la intención comunicativa?

boda-china-2

También podemos oír el audio de Radio 5 donde Nieves Concostrina nos cuenta una historia muy peculiar sobre extrañas costumbres chinas. El enlace es este: Bodas póstumas chinas ¿Qué registro utiliza la periodista?

Y, para terminar, un vídeo del programa de José Mota donde uno de los personajes no está utilizando ni el nivel ni el registro que se esperaría de él. 

ACTIVIDADES

En este enlace del Pntic podéis repasar algunos conceptos sobre los niveles del lenguaje y realizar algunas actividades. En estas actividades distinguen entre nivel culto, nivel coloquial y nivel vulgar; en lugar de distinguir solo dos niveles (culto y vulgar) y dos registros del nivel culto (coloquial y formal). Si no os liáis, os puede resultar útil. Pinchad en la imagen:

Los niveles del lenguaje

En este otro enlace, elaborado por el Catedu, encontramos lo mismo: consideran que existe un nivel culto, un nivel coloquial y un nivel vulgar. Podéis trabajar también con las jergas.

En este otro enlace del blog de Emilio Monte Hernanz podéis practicar seleccionando el nivel de la lengua de distintas expresiones. Volvemos a encontrarnos con un lío terminológico. Este autor distingue nivel culto (igual que nosotros); nivel estándar (que sería el nivel culto, registro coloquial) y nivel vulgar.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Comunicación, Curso 2018-2019, Estudio de la lengua, Léxico. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios son las opiniones de los lectores, no de la responsable del blog ni del IES Miguel Catalán. Todos los comentarios son sometidos a moderación previa. No se aceptan contenidos mal intencionados, difamatorios o publicitarios.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.