Mi letra no la entiendo ni yo

He estado esta semana corrigiendo vuestros trabajos y exámenes y, aunque, a lo largo del tiempo he desarrollado una capacidad casi mágica para entender casi cualquier tipo de letra, he observado que muchos de vosotros y vosotras tenéis una caligrafía ilegible.

He visto de todo, letras excesivamente grandes, letrillas minúsculas que había que leer con lupa, trazos incompletos, chicos y chicas incapaces de escribir líneas de palabras mínimamente rectas… un suplicio. Y el problema no son mis dificultades para entender vuestra letra: a lo largo de vuestra vida vais a tener que escribir a mano muchas veces y una buena letra será vuestra mejor presentación.

¿Por qué mejorar la letra si muy pocas veces voy a escribir a mano?

Existe una tendencia a descartar la escritura a mano como una habilidad poco esencial: ¿para qué voy a desarrollar una técnica que apenas voy a utilizar?

Es verdad que la mayor parte de vuestros futuros trabajos no van a exigir  que tengáis una caligrafía primorosa; sin embargo, para llegar a estos trabajos tendréis que pasar por un sistema educativo en el que, de momento, la mayor parte de las pruebas son escritas a mano y en las que, de manera más o menos consciente, se valora también cómo están escritos vuestros textos.

Por-que-escribir-a-mano-es-mejor-para-la-memoria.jpg

Aparte de esto, tenéis que saber que hay un creciente número de estudios sobre qué aprende la mente que se está desarrollando al formar letras sobre el papel.

En un artículo de la revista Journal of Learning Disabilities, los investigadores e investigadoras mostraron cómo se relacionaban el lenguaje oral y escrito con la atención y las llamadas habilidades “de función ejecutiva” (como la planificación). Virginia Berninger, profesora de psicología educativa de la Universidad de Washington y autora principal de esta investigación, indica que la escritura no es solo un habilidad motora. Al escribir usamos las partes motoras de nuestro cerebro: la planificación y el control motor; pero además estamos poniendo en marcha el giro fusiforme, una parte de nuestro cerebro que permite el reconocimiento de caras, formas y espacios. Es en esta parte del cerebro donde los estímulos visuales se convierten en letras y palabras escritas.  En su estudio, la profesora Berninger, reveló que la especial conexión entre la mano y el cerebro que exige la escritura manuscrita mejora también la forma de pensar. Los niños sobre los que se hizo el estudio escribían más palabras, lo hacían más rápidamente y expresaban mejor sus ideas cuando escribían sus trabajos a mano que cuando lo hacían sobre un teclado.

Existe todo un campo de investigación conocido como “háptica”, que comprende las interacciones del tacto, movimientos de la mano y funciones  del cerebro con el fin de integrar la información visual y táctica, así como también la habilidad motora fina.

Los beneficios de la escritura a mano para el desarrollo cerebral son similares a los que se obtienen cuando se aprende a tocar un instrumento musical.

En conclusión, muchas investigaciones están descubriendo que el aprendizaje de la escritura a mano es crucial para el desarrollo cognitivo, particularmente para entrenar el cerebro desde el punto de vista de la especialización por áreas del cerebro, es decir, del rendimiento óptimo. Mediante el aprendizaje de la escritura en cursiva, el cerebro desarrolla una especialización por áreas que integra la sensación, el control del movimiento y el razonamiento.

La manera más eficaz para retener información o estudiar es escribir tus notas a mano. Cuando escribimos utilizamos nuestra mano, sujetamos el instrumento con el que escribimos y pensamos en las letras que plasmamos.

Este proceso estimula una parte del cerebro denominada Sistema de Activación Reticular. Este sistema actúa como un filtro para lo que el cerebro necesita procesar, dando más importancia a las cosas en las que estamos activamente concentrándonos.

¿Se puede mejorar la letra siendo ya mayores?

Vale, vuestros doce años no puede decirse que sean una edad vetusta, pero sí que existe la opinión de que, a partir de una determinada edad, no se puede mejorar la letra. Claro que se puede, lo que no es, es fácil.  Necesitaremos algo de tiempo, mucha paciencia y ganas.

Consejos para conseguir una buena caligrafía

Cuida la postura al sentarte

Comprueba que tienes espacio para apoyar los brazos (es mejor si el antebrazo con el que escribes puede descansar sobre la mesa), evita cruzar las piernas, apoya los pies sobre el suelo, y vigila que la espalda esté erguida, pero no en tensión.

Atento/a al papel

Casi todos vosotros escribís en papel pautado con cuadrícula, eso está muy bien porque nos permite ir interiorizando las líneas paralelas y la distancia entre los trazos que suben y bajan (por ejemplo, de las letras p, b, j, g). Eso sí, tenéis que fijaros en las pautas (líneas horizontales y verticales) porque he comprobado que muchos de vosotros/as “pasáis” de las líneas y escribís vuestras letras flotando entre los cuadritos.

Si vais a escribir sobre una hoja en blanco, poned tres o cuatro hojas debajo para que hagan un poco de colchón y permita deslizarse mejor al lápiz o al bolígrafo.

El papel debe colocarse en ángulo, de modo que tengáis total libertad de movimientos: tenéis que poder extender y flexionar completamente la muñeca.

Elige el bolígrafo o el lápiz adecuado

En el instituto os pedimos que todos los trabajos y exámenes se entreguen escritos con bolígrafo, casi nunca con lápiz, por lo que es importante que aprendáis a escribir bien con bolígrafo.

A la hora de elegir vuestro útil de escritura debéis pensar bien en cómo escribís:

  • No elijáis un bolígrafo de tamaño demasiado gordo o demasiado fino; y no me refiero a la punta, sino al grosor del bolígrafo en sí. Un bolígrafo muy fino es difícil de sujetar y cansa los músculos, lo mismo que un bolígrafo muy gordo.
  • Existen muchos tipos de bolígrafos y debéis elegir uno según vuestras características:
    • Los bolígrafos ballpoint (los bolígrafos Bic o similares) son los más comunes y más cómodos porque su tinta seca rápido y son baratos. Son mis favoritos y siempre lo recomiendo a mis alumnos y alumnas. Pueden ayudar a mejorar la letra porque, al ser más duros (la tinta no discurre tan fácilmente), exigen un buen control de la mano.
    • Los bolígrafos rollerball (bolígrafos Pilot o similares) usan tinta de base acuosa más suave, lo que permite escribir con mayor velocidad, aunque tardan más en secarse (algo molesto si sois zurdos o zurdas). Si tenéis una letra muy trabada (apenas levantáis el bolígrafo del papel cuando escribís) o poco clara, probablemente sea mejor que utilicéis otro tipo de bolígrafo.

Sujeta bien el bolígrafo

El bolígrafo se sujeta entre el pulgar y el dedo índice y se apoya sobre el dedo corazón. Esto es lo que se llama el agarre “pinza trípode”.

El instrumento se debe sujetar desde cerca de la punta, pero lo suficientemente lejos para permitirnos ver lo que escribimos. El dedo debe estar siempre flexible y tener facilidad de movimiento, pero se requiere un cierto tono muscular para formar las líneas dando lugar a  letras, palabras y frases.

Practica trazos con plantillas.

Puedes mejorar tu letra haciendo pequeños muelles, líneas en zig-zag, etc. Otro método es realizar varios círculos pequeños (como la letra O) y trazar los caracteres dentro del círculo. Aquí podéis  encontrar plantillas que os pueden servir de modelo. Son maneras de automatizar el gesto que hace la mano al escribir las distintas letras y, además, nos sirve para mejorar nuestra psicomotricidad fina.

Tómate tu tiempo

Lo primero es bajar la velocidad de escritura. Los expertos y expertas aconsejan ir despacio al principio y luego acelerar el ritmo. Hay que poner atención a cada trazo y disfrutar de ello: hacedme caso es muy relajante.

En cuanto a los resultados, lo mejor es que os lo planteéis como un objetivo a largo plazo. En aproximadamente un mes vais a ver los primeros resultados, pero no hay que desanimarse y, sobre todo, no hay que dejar de practicar.

Sé creativo/a

Esto será importante para no caer en el aburrimiento. Copia letras de canciones, fragmentos de  tus libros favoritos, artículos de revistas, etc.

Prueba los métodos clásicos.

Podéis generar vuestros propios textos para la caligrafía (y así os evitáis encontrar textos aburridos o demasiado infantiles) con generadores de muestras caligráficas como este, en el que podéis generar textos con la pauta Montessori ; en esta otra página podéis generar vuestras propias fichas determinando la pauta, el tipo y tamaño de letra, etc.

¿Dolor en la mano? Todo tiene arreglo

Estos movimientos, recomendados por  la Harvard Medical School, para la muñeca y los dedos requieren que todos los tendones de la mano realicen sus funciones específicas. Debéis mantener cada posición durante 5-10 segundos y hacer series de repeticiones tres veces al día.

Extensión y flexión de la muñeca

  • Colocad el antebrazo sobre una mesa  con una toalla enrollada, con la mano colgando del borde de la mesa y la palma de la mano hacia abajo.
  • Moved la mano hacia arriba hasta que sintáis un estiramiento suave.
  • Volved a la posición inicial.
  • Repetid los mismos movimientos  con el codo doblado y la palma hacia arriba.

Supinación/pronación de la muñeca

  • Poneos de pie o sentaos con el brazo a vuestro lado con el codo doblado 90 grados, con la palma hacia abajo.
  • Girad el antebrazo de modo que su palma mire hacia arriba y luego hacia abajo.

Desviación cubital/radial de la muñeca

  • Apoyad el antebrazo sobre una mesa sobre una toalla enrollada o sobre la rodilla, con el pulgar hacia arriba.
  • Moved la muñeca hacia arriba y hacia abajo en todo su rango de movimiento.

 

 

Flexión/ extensión del pulgar

  • Comience con el pulgar hacia afuera.
  • Mueva el pulgar por la palma y regrese a la posición inicial.

 

 

Deslizamiento del tendón de la mano/dedo

Comenzad con los dedos extendidos hacia afuera.

  • Hacer un puño de gancho; volver a una mano recta.
  • Hacer un puño completo; volver a una mano recta.
  • Hacer un puño recto ; volver a  una mano recta.
Esta entrada fue publicada en Curso 2019-2020, El placer de escribir. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios son las opiniones de los lectores, no de la responsable del blog ni del IES Miguel Catalán. Todos los comentarios son sometidos a moderación previa. No se aceptan contenidos mal intencionados, difamatorios o publicitarios.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .