Los libros de Javier y Violeta

Javier y Violeta, los protagonistas Las lágrimas de Shiva, comparten una relación muy especial basada en los libros que les gustan a cada uno de ellos. Javier es un lector empedernido de novelas de ciencia ficción, mientras que Violeta desprecia el género y considera que hay que hacer lecturas “más serias”.

¿Os gustaría saber de qué tratan los libros que leen Javier y Violeta? Puede que alguno de ellos os interese y os animéis a leerlo.

“Poco cabe decir de aquel viaje. Pasé gran parte de la mañana leyendo una novela de ciencia ficción —Universo de locos—, y el resto del tiempo lo dediqué a mirar por la ventanilla, aunque el paisaje que se divisaba no mostraba más que una interminable sucesión de campos de cereales” (p. 30)

Universo de locos de Fredrick Brown

El primer intento de enviar un cohete a la Luna, en 1954, fue un fracaso. El cohete trazó una larga parábola en el espacio y volvió a caer en la Tierra, justo en una mansión de un propietario de una cadena de revistas populares. Éste, junto con su mujer, dos invitados y ocho sirvientes fueron muertos por la descarga eléctrica del potenciomotor Burton del cohete. Pero sólo se hallaron once cadáveres. Este hecho hizo pensar que uno de los invitados estaba tan cerca del centro de la explosión que su cuerpo fue completamente desintegrado.  Pero Keith Wilson no había sido desintegrado. Simplemente había sido transportado a otro universo… muy parecido al nuestro pero con sorprendentes diferencias…
“Violeta se inclinó y comenzó a leer en voz alta los títulos.
—Jones el hombre estelar, Marciano vete a casa, Titán invade la Tierra, El día de los Trífidos… ¿Qué clase de novelas son éstas?
—Ciencia ficción —respondí.
Violeta esbozó una sonrisa que, pese a su brevedad, logró expresar a la vez una desagradable mezcla de altanería, desdén y conmiseración. Creo que fue una de las sonrisas más irritantes que he visto en mi vida.”

Jones, el hombre estelar de Robert A. Heinlein

Max Jones es un joven que huye de su casa cuando su madrastra contrae matrimonio con un tipo insoportable. El muchacho, que sueña con ser oficial astrogador (profesional de la navegación estelar) en una nave estelar, como lo fue su tío, decide dirigirse hacia Earthport con la intención de ingresar en el gremio de astrogadores. Por el camino entablará amistad con Sam Anderson, un pintoresco individuo que parece saber mucho sobre el espacio, a pesar de su aspecto de vagabundo. Ya en Earthport, Jones descubrirá que no tiene la menor posibilidad de ingresar en el gremio al que perteneció su tío. Pero con la ayuda de Sam, que consigue papeles falsos para ambos, consiguen enrolarse como vulgares tripulantes en la nave Asgard, que está a punto de partir. La fabulosa aventura de Max Jones no ha hecho más que empezar. Gracias a su prodigiosa memoria, que le permite recordar absolutamente todo lo que leyó en los manuales de astrogación de su tío, y también gracias a una serie de afortunadas circunstancias, nuestro héroe pasará de cuidar los animales domésticos de los pasajeros a ocupar un puesto en el puente de mando. Mientras se realizan los cálculos necesarios para una transición o salto estelar, Jones se da cuenta de que el capitán ha cometido un error, y así se lo hace saber. Pero nadie le hace caso. Poco después, la nave efectúa el salto y los tripulantes descubren, horrorizados, que se encuentran en un punto del espacio completamente desconocido para ellos.

Marciano, vete a casa de Fredric Brown

Un escritor se refugia en una cabaña mientras escribe su próximo relato. Al instante un extraterrestre proveniente de Marte aparece de la nada. Pronto, cientos de miles de marcianos aparecerán en todo el mundo, desorganizando la civilización humana.
No vienen como conquistadores, sencillamente, su interés es molestar. Pueden verlo todo. De esta manera, los secretos militares, políticos, personales, amorosos, son dados a conocer por estos seres pequeños que rinden culto a la verdad. Lógicamente, la sociedad humana no puede resistir semejante juego. por eso, el clamor pronto llega a ser unánime: ¡Marciano, Vete a Casa!.

Titán invade la Tierra de Robert A. Heinlein

Año 2007. Unos extraterrestres procedentes de Titán invaden los Estados Unidos. Son unos seres gelatinosos que se fijan sobre la nuca de los humanos y anulan su voluntad, convirtiéndolos en títeres. Así se apoderan rápidamente de ciudades enteras. Pero el hombre vencerá una vez más a las fuerzas del Mal, gracias al agente secreto Nivens, a su encantadora esposa Mary y a su padre, el famoso «Patrón».

El día de los Trífidos de John Wyndham

Unas extrañas luces verdes han aparecido en el cielo y la mayor parte de la humanidad ha alzado la mirada para contemplar el fenómeno. A la mañana siguiente todos despiertan ciegos. Las pocas personas que conservan la vista inician la lucha por sobrevivir en un mundo que se debate entre la desesperación y la barbarie. Uno de ellos es Bill Masen, que se encuentra ingresado en el hospital, recuperándose del ataque de una planta mutante creada por el hombre: los trífidos. Se trata de enormes vegetales capaces de moverse y que han desarrollado una especie de lengua venenosa con la que agreden a los humanos. Ahora que han descubierto la debilidad de éstos, los trífidos se disponen a heredar la Tierra…, si los supervivientes no lo impiden.
…¿Has leído algo de ciencia ficción?
Violeta asintió con un desdeñoso cabeceo.
—Un mundo feliz, de Huxley y 1984, de Orwell. Son las dos únicas novelas de ciencia ficción que valen la pena.” (p.44)
 
 

 Un mundo feliz de Aldous Huxley

En Un mundo feliz, Huxley imagina una sociedad del futuro que utiliza todos los medios de la ciencia y la técnica, incluidas las drogas, para el control de los individuos. En ese mundo, todos los niños son concebidos en probetas y están genéticamente condicionados para pertenecer a una de las cinco categorías de población. De la más inteligente a la más estúpida: los Alpha (la elite), los Betas (los ejecutantes), los Gammas (los empleados subalternos), los Deltas y los Epsilones (destinados a trabajos arduos). Todos son felices, porque su estilo de vida es totalmente acorde con sus necesidades e intereses. Los descontentos con el sistema (los menos) son apartados de la sociedad ideal y confinados en colonias especiales donde se rodean de otras personas con similares “desviaciones”, alcanzando también la felicidad.

1984 de George Orwell

Tras años trabajando para el Ministerio de la Verdad, Winston Smith se va volviendo consciente de que los retoques de la historia en los que consiste su trabajo son sólo una parte de la gran farsa en la que se basa su gobierno, y descubre la falsedad intencionada de todas las informaciones procedentes del Partido Único. En su ansia de evadir la omnipresente vigilancia del Gran Hermano (que llega inclusive a todas las casas) encuentra el amor de una joven rebelde llamada Julia, también desengañada del sistema político; ambos encarnan así una resistencia de dos contra una sociedad que se vigila a sí misma.
“Volvió a llover por la tarde. Después de comer subí a mi cuarto, me tumbé en la cama y estuve un par de horas leyendo El guardián entre el centeno. Aquella novela me había atrapado desde las primeras líneas, y eso a pesar de que apenas tenía argumento. El relato, narrado en primera persona, cuenta la historia de Holden Caulfield, un chico de diecisiete años que, poco antes de Navidad, se fuga del colegio. Y ésa era toda la trama de la novela: los tres días que duraba la fuga del protagonista. Pero, además, aquel relato mostraba los recuerdos, los pensamientos y las emociones de Holden, su confusión, su tristeza y su sentido del humor. Lo cierto es que no podía evitar identificarme con él y muchas de las cosas que expresaba el personaje, aunque yo nunca las hubiera pensado, pasaban a ser mías al segundo siguiente de leerlas.
Pero había algo más. No tardé en comprender que, cuando Holden Caulfield decía algo, en realidad quería decir otra cosa, como si por detrás del texto escrito hubiera palabras invisibles. En cierto modo, aquel libro eran dos novelas a la vez: una, la que podía leerse, y otra, la que se intuía más allá de la letra impresa. Y eso, creo yo, era lo que prestaban tanta autenticidad al relato, pues la vida, como averigüé con el paso de los años, siempre esconde algo distinto a lo que uno advierte a primera vista.” (p.69-70)
“Luego, tras deambular un rato por la casa en busca de Violeta, sin encontrarla, me dirigí a la biblioteca y allí pasé unos minutos mirando los libros que atestaban los anaqueles de la librería. Casi todos eran ediciones antiguas de obras escritas por autores para mí desconocidos. No tardé, sin embargo, en encontrar un título familiar. Era Frankenstein o el moderno Prometeo, de Mary Shelley, una novela que está considerada como el primer libro de ciencia ficción. Aunque había visto películas basadas en esa novela, no la había leído, así que la saqué del estante y, tras sacudirle el polvo, la abrí por el principio.” (p.77)

Frankenstein o el moderno Prometeo de Mary Shelley

La noche del 16 de junio de 1816, después de que Lord Byron y Percy B. Shelley discutieran largamente sobre la posibilidad de descubrir el principio vital de la naturaleza y transferirlo a un cuerpo inerte, Mary W. Shelley, por entonces una joven de 19 años, tuvo una memorable pesadilla sobre la visión de un monstruo creado por la ciencia humana. Este sería el punto de partida de una de las obras más proféticas de la historia de la literatura: Frankenstein o el moderno Prometeo. Un drama romántico sobre la voluntad prometeica del ser humano, decidida a emular y sustituir a Dios en el papel de creador de la vida, borrando los límites que separan lo natural y lo artificial y planteando nuevos problemas morales de consecuencias desconocidas.
 
“Al fin, si bien a regañadientes, Violeta aceptó leerlo. Crónicas 
Marcianas era mi arma secreta contra quienes criticaban la ciencia ficción sin conocerla. No se trata de una novela, sino de una antología de cuentos centrados en la colonización de Marte por la humanidad; pero uno de  sus rasgos de originalidad radica en que el punto de vista  de los relatos no es el de los terrestres, sino el de los marcianos. Tampoco pretende ser una obra realista —el Marte que describe Bradbury es completamente imaginario—, sino poética, y melancólica, y terriblemente pesimista.” (p. 90)
 
 
“Me gustó El viejo y el mar, es un relato muy hermoso, tan triste y poético como Crónicas Marcianas. En cierto modo, ambas obras hablan de lo mismo: de las cosas que desaparecen con el tiempo, como los pétalos de la rosa de ayer.” (p. 92)
 

El  viejo y el mar de Ernest Hemingway

La novela trata de un viejo pescador que se encuentra pasando una mala temporada a causa de la falta de pesca. Tras ochenta y cuatro días sin pescar nada, el viejo pescador se adentra solo en el mar y finalmente, tras muchas luchas y sufrimientos, consigue pescar un pez enorme con el que podrá resolver todos sus problemas. Durante su lucha, recuerda y echa de menos al joven que le ayudaba. En el camino de regreso a casa, lo acechan multitud de tiburones que poco a poco van devorando al pez y lo dejan sin carne. Cuando llega a puerto, y a pesar de que ya no queda casi nada del pez, recupera el respeto de sus compañeros y la admiración del joven ayudante que decide volver a pescar con él.
“Cuando acabé El viejo y el mar, le dejé Ciudad de Simak, y ella me prestó a continuación La metamorfosis de Kafka… Aquel verano fue, también, un verano de buenas y sabias lecturas” (p. 94)

Ciudad de Clifford Simak

Simak narra en Ciudad -desde un punto de vista perruno- los últimos años de la epopeya humana. Los hombres han desaparecido, pero los perros se reúnen en las noches de invierno y, rodeados de sus cachorros, cuentan sus historias. Hay ironía, ternura y melancolía en esas historias… El lector lee en ellas el obituario de su raza, y advierte al mismo tiempo que, para la mente de un ser capaz de crear otra civilización, los hombres son criaturas casi inimaginables…

La metamorfosis de Franz Kafka

“La metamorfosis, de Franz Kafka, narra una especie de pesadilla en la que un hombre, Gregorio Samsa, asiste con indiferencia a su transformación en insecto. Se trata de un relato no muy extenso, de modo que lo leí con rapidez. Al terminarlo, una tarde en la soledad de mi dormitorio, me sentí un poco extraño, como si el texto de Kafka se resistiera a abandonar mis pensamientos.” ((p. 94)
 

El libro no sólo nos habla de las lecturas de Javier y Violeta, también sabemos qué leía Beatriz Obregón, la antepasada de la familia:

“Según Violeta, había más libros de Beatriz en la biblioteca, de modo que me puse a buscarlos. Encontré veintitrés, todos ellos firmados y fechados entre 1892 y 1901. En su mayor parte eran novelas góticas —Melmoth el errabundo, El castillo de Otranto, El monje y cosas así —, pero también había relatos de aventuras de Stevenson o Conrad, y algunas obras de las hermanas Brontë, Jane Austen o Wilkie Collins.” (p. 101)

Melmoth el errabundo de Charles Maturin

Melmoth el errabundo, publicada en 1820, lleva a una cima la representación de la concepción gótica de la existencia. Su protagonista, Melmoth, después de haber sellado un pacto con el diablo, logra que su vida se prolongue en el tiempo por encima de lo que cabría esperar en un hombre ordinario; el resultado de semejante imaginación sirve para presentar ante la mirada del lector la condición del hombre con más claridad y nitidez.

El castillo de Otranto de Horace Valpole

El castillo de Otranto (1764), publicado originalmente como si fuera la tradución de un texto italiano del siglo XVI, que inició una fecunda moda y un género literario que llega hasta nuestros días: la novela gótica. El castillo de Otranto, cuya acción se desarrolla en la Italia medieval, narra la historia del tirano Manfred, cuya estirpe arrastra una maldición desde que su abuelo usurpara el poder del castillo a sus legítimos poseedores. Manfred trata de perpetuar su herencia casando a su débil hijo Conrad con la princesa Isabella, pero poco antes de la boda ocurre un accidente fatal de origen aparentemente mágico que frustra sus designios. A partir de este suceso, se desencadenarán una serie de misteriosos fenómenos sobrenaturales y pasiones encendidas que tendrán como escenario el asfixiante y siniestro decorado del castillo, uno de los principales “personajes” del relato: puertas chirriantes, pasadizos oscuros y criptas secretas hacen su aparición por primera vez. Había nacido la literatura de terror.

El monje de Mathew Gregory Lewis

El 23 de septiembre de 1794, el joven Matthew Lewis con tan sólo diecinueve años, anunciaba en una carta a su madre que había escrito en sólo diez semanas una novela, entre 300 y 400 páginas en octava. Acababa de nacer una de las obras cumbre de la novela gótica, la forma más leída de literatura popular en Gran Betraña y buena parte de Europa desde finales del siglo XVIII hasta bien mediado el siguiente. La opinión pública se dabatió entre declarar El monje como obra de ingenio o tacharla de blasfema y obscena. Situada en un decadente, hipócrita y mítico Madrid gótico, Lewis mezcla dos tramas bastante espeluznates: la del libidinoso y blasfemo monje Ambrosio y la historia de Ramón y su fatídico amor por la desdichada Inés. Ambas historias están entrelazadas para crear una tensión entre su envoltura sentimental y su trasfondo neta y sombríamente gótico.
[Fuentes de los textos e imágenes: http://www.wikipedia.es , http://www.casadellibro.com, http://www.ciencia-ficcion.com]

 

Publicado en Curso 2019-2020, El placer de leer, Lecturas del curso 2019-2020, Literatura | Deja un comentario

Las lágrimas de Shiva de César Mallorquí

 

Vamos a empezar a leer Las lágrimas de Shiva. Es un libro muy interesante y entretenido, que estoy segura de que os encantará. Para sacar mayor provecho de la lectura y disfrutarla de verdad os he preparado esta presentación. Espero que os resulte de utilidad:

Las lágrimas de Shiva

Si no la queréis descargar, pero os apetece echarle un vistazo, aquí está:

En la presentación no se pueden ver los vídeos que he incluido, por eso, les podéis echar un vistazo aquí. Os incluyo la referencia del libro que ilustran:

“—La tele siempre me ha parecido un buen invento mal utilizado— terció tío Luis—. Nunca le he visto la gracia, aunque a la gente parece que le encanta. ¿Hay algún programa que te interese? 
Me sentía confuso: ¿cómo se podía vivir sin televisión?
—No… Bueno, sí —respondí—. Es que el veinte de julio retransmitirán la llegada del hombre a la Luna…
— Ese rollo del programa Apolo no es más que propaganda imperialista yanqui —sentenció Margarita.
—Desde luego, hija, para ti todo es propaganda— comentó tía Adela.
—No se llega a la Luna todos los días— señaló tío Luis —. Se trata de un acontecimiento importante, no cabe duda, y es lógico que a Javier le apetezca verlo.
—Me encantaría.”
 
 
“Era una época en blanco y negro, un tiempo de cambios, al menos, más allá de nuestras fronteras. En otros países, los estudiantes tomaban las calles exigiendo un mundo mejor, los hippies adornaban con flores sus largos cabellos, las mujeres reclamaban los mismos derechos que los hombres, los jóvenes se manifestaban en contra de la guerra de Vietnam, las chicas usaban minifalda y biquini, los chicos imitaban a Paul, Ringo, George y John.”
 
 
 

LA MÚSICA EN LAS LÁGRIMAS DE SHIVA

La música es muy importante en la novela. Cada miembro de la familia Obregón tiene gustos  musicales muy diferentes. Podéis escuchar las diferentes músicas que gustan a los distintos personajes y leer el fragmento en que aparecen. Disfrutadlo.

“El tocadiscos, por cierto, decía mucho sobre la personalidad de los distintos miembros de la familia Obregón. Tía Adela ponía siempre música clásica, sobre todo Brahms y Chaikovski; tío Luis era aficionado a los tangos y a los cantantes norteamericanos —incluido Elvis—; a Rosa le gustaba el jazz, pero también Leonard Cohen, Moustaky y Brassens; Margarita por su parte, se decantaba por los Rolling Stones, mientras que Violeta era una fanática de los Beatles. En cuanto a Azucena, lo oía todo y seguía sin decir nada.”
 

Empezaremos con los gustos de tía Adela. Aquí tenéis a Brahms y a Tchaikovsky:

 
 
 

Tío Luis siente preferencia por los tangos y los cantantes norteamericanos. Carlos Gardel y Elvis Presley, por ejemplo:

 
 
 
 

A Rosa, la hermana mayor, le gustaba el jazz, Leonard Cohen, Moustaky y Brassens:

 
 
 
 

Margarita se decanta por los Rolling Stones:

 
 
 

Y Violeta por los Beatles:

 
Publicado en Curso 2019-2020, El placer de leer, Lecturas del curso 2019-2020, Literatura | Deja un comentario

¡Ármate de palabras! Temas 1-5

17-3

Nuestro libro de texto tiene un apartado denominado ¡Ármate de palabras!, en él estudiamos diversos aspectos de la Morfología. Nosotros vamos a agrupar los apartados de los temas 1 al 5. Vamos a ver los siguientes contenidos:

  • Definición de morfema. Clases de morfemas.
  • Palabras simples, derivadas y compuestas.
  • Derivación: sufijos (apreciativos y significativos) y prefijos.

12048343-diana-con-flechas-rojas-x3-en-el-centro

Objetivos

Cuando hayamos estudiado y trabajado este apartado tendremos que ser capaces de:

  • Reconocer la estructura básica de la palabra.
  • Separar el lexema y los morfemas gramaticales de una palabra.
  • Diferenciar los principales procesos de creación léxica.
  • Intuir el significado de las palabras compuestas y conocer su categoría gramatical.
  • Reconocer las raíces cultas de algunas palabras y buscar otras donde aparezcan.
  • Manejar los procesos de formación de palabras por prefijación.
  • Reconocer si una serie de palabras se han formado por prefijación.
  • Formar verbos y antónimos por prefijación.
  • Construir y seleccionar palabras derivadas mediante sufijación apreciativa.
  • Producir autónomamente palabras mediante derivación significativa.
  • Producir palabras compuestas a partir de lexemas dados, inducir el significado y acentuar correctamente.
  • Producir derivadas por supinación significativa para su utilización en enunciados dados (nombres colectivos, gentilicios, nombres de oficio y cambios de categoría gramatical).

libros-texto2

Materiales con los que contamos:

  • Apuntes y actividades: os he entregado unas hojas con los apuntes, donde están incluidos los ejercicios que tenemos que hacer. Si lo perdéis o se os estropea, podéis descargar aquí otra copia:

MORFOLOGÍA (I) Teoría y ejercicios

  • Libro de texto: recordad que ahora estudiamos los apartados ¡Ármate de palabras! de los temas 1 al 5 del apartado Estudio de la Lengua y que estos están distribuidos en los tomos 1 y 2 del libro de texto. Podéis consultar los temas si tenéis alguna duda.
  • También podéis verlo aquí:

Publicado en Curso 2019-2020, Estudio de la lengua, Gramática | Deja un comentario

Mi letra no la entiendo ni yo

He estado esta semana corrigiendo vuestros trabajos y exámenes y, aunque, a lo largo del tiempo he desarrollado una capacidad casi mágica para entender casi cualquier tipo de letra, he observado que muchos de vosotros y vosotras tenéis una caligrafía ilegible.

He visto de todo, letras excesivamente grandes, letrillas minúsculas que había que leer con lupa, trazos incompletos, chicos y chicas incapaces de escribir líneas de palabras mínimamente rectas… un suplicio. Y el problema no son mis dificultades para entender vuestra letra: a lo largo de vuestra vida vais a tener que escribir a mano muchas veces y una buena letra será vuestra mejor presentación.

¿Por qué mejorar la letra si muy pocas veces voy a escribir a mano?

Existe una tendencia a descartar la escritura a mano como una habilidad poco esencial: ¿para qué voy a desarrollar una técnica que apenas voy a utilizar?

Es verdad que la mayor parte de vuestros futuros trabajos no van a exigir  que tengáis una caligrafía primorosa; sin embargo, para llegar a estos trabajos tendréis que pasar por un sistema educativo en el que, de momento, la mayor parte de las pruebas son escritas a mano y en las que, de manera más o menos consciente, se valora también cómo están escritos vuestros textos.

Por-que-escribir-a-mano-es-mejor-para-la-memoria.jpg

Aparte de esto, tenéis que saber que hay un creciente número de estudios sobre qué aprende la mente que se está desarrollando al formar letras sobre el papel.

En un artículo de la revista Journal of Learning Disabilities, los investigadores e investigadoras mostraron cómo se relacionaban el lenguaje oral y escrito con la atención y las llamadas habilidades “de función ejecutiva” (como la planificación). Virginia Berninger, profesora de psicología educativa de la Universidad de Washington y autora principal de esta investigación, indica que la escritura no es solo un habilidad motora. Al escribir usamos las partes motoras de nuestro cerebro: la planificación y el control motor; pero además estamos poniendo en marcha el giro fusiforme, una parte de nuestro cerebro que permite el reconocimiento de caras, formas y espacios. Es en esta parte del cerebro donde los estímulos visuales se convierten en letras y palabras escritas.  En su estudio, la profesora Berninger, reveló que la especial conexión entre la mano y el cerebro que exige la escritura manuscrita mejora también la forma de pensar. Los niños sobre los que se hizo el estudio escribían más palabras, lo hacían más rápidamente y expresaban mejor sus ideas cuando escribían sus trabajos a mano que cuando lo hacían sobre un teclado.

Existe todo un campo de investigación conocido como “háptica”, que comprende las interacciones del tacto, movimientos de la mano y funciones  del cerebro con el fin de integrar la información visual y táctica, así como también la habilidad motora fina.

Los beneficios de la escritura a mano para el desarrollo cerebral son similares a los que se obtienen cuando se aprende a tocar un instrumento musical.

En conclusión, muchas investigaciones están descubriendo que el aprendizaje de la escritura a mano es crucial para el desarrollo cognitivo, particularmente para entrenar el cerebro desde el punto de vista de la especialización por áreas del cerebro, es decir, del rendimiento óptimo. Mediante el aprendizaje de la escritura en cursiva, el cerebro desarrolla una especialización por áreas que integra la sensación, el control del movimiento y el razonamiento.

La manera más eficaz para retener información o estudiar es escribir tus notas a mano. Cuando escribimos utilizamos nuestra mano, sujetamos el instrumento con el que escribimos y pensamos en las letras que plasmamos.

Este proceso estimula una parte del cerebro denominada Sistema de Activación Reticular. Este sistema actúa como un filtro para lo que el cerebro necesita procesar, dando más importancia a las cosas en las que estamos activamente concentrándonos.

¿Se puede mejorar la letra siendo ya mayores?

Vale, vuestros doce años no puede decirse que sean una edad vetusta, pero sí que existe la opinión de que, a partir de una determinada edad, no se puede mejorar la letra. Claro que se puede, lo que no es, es fácil.  Necesitaremos algo de tiempo, mucha paciencia y ganas.

Consejos para conseguir una buena caligrafía

Cuida la postura al sentarte

Comprueba que tienes espacio para apoyar los brazos (es mejor si el antebrazo con el que escribes puede descansar sobre la mesa), evita cruzar las piernas, apoya los pies sobre el suelo, y vigila que la espalda esté erguida, pero no en tensión.

Atento/a al papel

Casi todos vosotros escribís en papel pautado con cuadrícula, eso está muy bien porque nos permite ir interiorizando las líneas paralelas y la distancia entre los trazos que suben y bajan (por ejemplo, de las letras p, b, j, g). Eso sí, tenéis que fijaros en las pautas (líneas horizontales y verticales) porque he comprobado que muchos de vosotros/as “pasáis” de las líneas y escribís vuestras letras flotando entre los cuadritos.

Si vais a escribir sobre una hoja en blanco, poned tres o cuatro hojas debajo para que hagan un poco de colchón y permita deslizarse mejor al lápiz o al bolígrafo.

El papel debe colocarse en ángulo, de modo que tengáis total libertad de movimientos: tenéis que poder extender y flexionar completamente la muñeca.

Elige el bolígrafo o el lápiz adecuado

En el instituto os pedimos que todos los trabajos y exámenes se entreguen escritos con bolígrafo, casi nunca con lápiz, por lo que es importante que aprendáis a escribir bien con bolígrafo.

A la hora de elegir vuestro útil de escritura debéis pensar bien en cómo escribís:

  • No elijáis un bolígrafo de tamaño demasiado gordo o demasiado fino; y no me refiero a la punta, sino al grosor del bolígrafo en sí. Un bolígrafo muy fino es difícil de sujetar y cansa los músculos, lo mismo que un bolígrafo muy gordo.
  • Existen muchos tipos de bolígrafos y debéis elegir uno según vuestras características:
    • Los bolígrafos ballpoint (los bolígrafos Bic o similares) son los más comunes y más cómodos porque su tinta seca rápido y son baratos. Son mis favoritos y siempre lo recomiendo a mis alumnos y alumnas. Pueden ayudar a mejorar la letra porque, al ser más duros (la tinta no discurre tan fácilmente), exigen un buen control de la mano.
    • Los bolígrafos rollerball (bolígrafos Pilot o similares) usan tinta de base acuosa más suave, lo que permite escribir con mayor velocidad, aunque tardan más en secarse (algo molesto si sois zurdos o zurdas). Si tenéis una letra muy trabada (apenas levantáis el bolígrafo del papel cuando escribís) o poco clara, probablemente sea mejor que utilicéis otro tipo de bolígrafo.

Sujeta bien el bolígrafo

El bolígrafo se sujeta entre el pulgar y el dedo índice y se apoya sobre el dedo corazón. Esto es lo que se llama el agarre “pinza trípode”.

El instrumento se debe sujetar desde cerca de la punta, pero lo suficientemente lejos para permitirnos ver lo que escribimos. El dedo debe estar siempre flexible y tener facilidad de movimiento, pero se requiere un cierto tono muscular para formar las líneas dando lugar a  letras, palabras y frases.

Practica trazos con plantillas.

Puedes mejorar tu letra haciendo pequeños muelles, líneas en zig-zag, etc. Otro método es realizar varios círculos pequeños (como la letra O) y trazar los caracteres dentro del círculo. Aquí podéis  encontrar plantillas que os pueden servir de modelo. Son maneras de automatizar el gesto que hace la mano al escribir las distintas letras y, además, nos sirve para mejorar nuestra psicomotricidad fina.

Tómate tu tiempo

Lo primero es bajar la velocidad de escritura. Los expertos y expertas aconsejan ir despacio al principio y luego acelerar el ritmo. Hay que poner atención a cada trazo y disfrutar de ello: hacedme caso es muy relajante.

En cuanto a los resultados, lo mejor es que os lo planteéis como un objetivo a largo plazo. En aproximadamente un mes vais a ver los primeros resultados, pero no hay que desanimarse y, sobre todo, no hay que dejar de practicar.

Sé creativo/a

Esto será importante para no caer en el aburrimiento. Copia letras de canciones, fragmentos de  tus libros favoritos, artículos de revistas, etc.

Prueba los métodos clásicos.

Podéis generar vuestros propios textos para la caligrafía (y así os evitáis encontrar textos aburridos o demasiado infantiles) con generadores de muestras caligráficas como este, en el que podéis generar textos con la pauta Montessori ; en esta otra página podéis generar vuestras propias fichas determinando la pauta, el tipo y tamaño de letra, etc.

¿Dolor en la mano? Todo tiene arreglo

Estos movimientos, recomendados por  la Harvard Medical School, para la muñeca y los dedos requieren que todos los tendones de la mano realicen sus funciones específicas. Debéis mantener cada posición durante 5-10 segundos y hacer series de repeticiones tres veces al día.

Extensión y flexión de la muñeca

  • Colocad el antebrazo sobre una mesa  con una toalla enrollada, con la mano colgando del borde de la mesa y la palma de la mano hacia abajo.
  • Moved la mano hacia arriba hasta que sintáis un estiramiento suave.
  • Volved a la posición inicial.
  • Repetid los mismos movimientos  con el codo doblado y la palma hacia arriba.

Supinación/pronación de la muñeca

  • Poneos de pie o sentaos con el brazo a vuestro lado con el codo doblado 90 grados, con la palma hacia abajo.
  • Girad el antebrazo de modo que su palma mire hacia arriba y luego hacia abajo.

Desviación cubital/radial de la muñeca

  • Apoyad el antebrazo sobre una mesa sobre una toalla enrollada o sobre la rodilla, con el pulgar hacia arriba.
  • Moved la muñeca hacia arriba y hacia abajo en todo su rango de movimiento.

 

 

Flexión/ extensión del pulgar

  • Comience con el pulgar hacia afuera.
  • Mueva el pulgar por la palma y regrese a la posición inicial.

 

 

Deslizamiento del tendón de la mano/dedo

Comenzad con los dedos extendidos hacia afuera.

  • Hacer un puño de gancho; volver a una mano recta.
  • Hacer un puño completo; volver a una mano recta.
  • Hacer un puño recto ; volver a  una mano recta.
Publicado en Curso 2019-2020, El placer de escribir | Deja un comentario

¿Por qué entendemos unos textos y otros no?

[Fuente de la imagen: http://www.elpais.com]

Hemos aprendido en clase que un texto es la unidad máxima de comunicación que transmite un mensaje completo. Puede ser hablado o escrito y puede tener cualquier longitud.

Pero, ¿por qué entendemos perfectamente unos textos y otros, no? La respuesta está en las características que debe tener todo texto para ser considerado un buen texto lingüístico. Estas características son 3:

  • El texto debe ser UNITARIO; es decir, debe tener sentido completo.
  • El texto debe ser COHERENTE: las ideas deben estar perfectamente encadenadas siguiendo un orden lógico. Esto se logra a través de un tema principal, que debe servir de guía a todas las ideas que aparecen en el mensaje. Cuando cada una de estas ideas desarrolla un aspecto de ese tema, es necesario crear párrafos para presentarlas de una manera coherente y ordenada.
  • El texto debe ser ADECUADO: debe atender a las reglas establecidas por la Gramática. Es preciso, además, tener en cuenta el destinatario de ese texto y la situación.

Vamos a ver ahora una serie de textos en los que analizaremos si se trata de un buen texto lingüístico o no y por qué entendemos o no entendemos lo que dicen.

Empezamos con un vídeo que hace unos años se hizo muy famoso. Se trata de  la intervención de Isabel Teruel en las Cortes de Aragón.

Tras ver este vídeo podemos deducir que su texto no era unitario (no tenía un tema único), era incoherente (no tenía una estructura lógica) y, sobre todo, era inadecuado en el contexto en el que se producía y para los interlocutores a los que estaba dirigido.

Nuestro segundo texto procede de la serie de televisión The Big Bang Theory.   En este vídeo, Sheldon Cooper, el inefable protagonista de la serie, explica a su amigo una complicada variante del juego “piedra, papel, tijera”. Disfrutadlo:

Observamos que, pese a su dificultad, el texto de Sheldon era unitario (su tema era la variante del juego), era perfectamente coherente (si se presta atención, las instrucciones son difíciles, pero lógicas) y era adecuado al contexto (una reunión de amigos) y a su interlocutor (Raj), quien, como se ve al final, entiende perfectamente el juego.

Veamos ahora  un vídeo que se ha hecho muy famoso: Dolores de Cospedal en una rueda de prensa intentando explicar el sueldo que el Partido Popular pagó a Bárcenas.

Descubrimos en este caso que el texto no era unitario (Cospedal pasaba de un tema a otro sin terminar ninguno), era incoherente (no había relaciones lógicas entre las diversas partes del texto), aunque el lenguaje era correcto (pese a los titubeos y las frases inacabadas la señora Cospedal no cometía ningún error) y adecuado al contexto (el registro era el adecuado para una rueda de prensa) no cumplía su finalidad: hacerse entender.

 

Una cuestión un poquillo más difícil. ¿Puede considerarse un texto la canción de Gene Kelly, Cantando bajo la lluvia, que interpreta en la película del mismo título? Echadle un vistazo y opinad:

Pero lógicamente, no solo nos enfrentamos con textos orales, también hay textos escritos. Leed el texto que encontrarás aquí. ¿Cuál es el tema principal? ¿Cuántas ideas contiene? ¿En cuántos párrafos debería estar dividido el texto?

Una de las características de un texto es que debe ser coherente, es decir, que debe ser lógico, y para ello debe seguir un orden. Aquí encontrarás dos textos breves desordenados que puedes ordenar.

Lee los cinco textos que aparecen en esta página: cada uno de ellos contiene una oración incoherente, encuéntrala y clasifica cada uno de los textos como narrativo, descriptivo, dialogado, expositivo o argumentativo.

Ve a esta página web y encuentra encuentra la secuencia central que acompaña a cada texto. Por último, clasifícalos como narrativos, descriptivos, dialogados, expositivos o argumentativos.

Publicado en Comunicación, Curso 2019-2020 | Deja un comentario

Comunicación: La comunicación, los signos y los tipos de texto (Unidades 1, 2 y 3)

 Imagen: rrhhsocialmedia.com

Empezamos a trabajar el apartado de Comunicación del libro (bloque rojo). Vamos a unir las  unidades 1, 2 y 3  donde se estudian la comunicación, sus elementos y las clases de signos. También veremos el texto como unidad de comunicación, el texto lingüístico y los principales tipos de textos.

12048343-diana-con-flechas-rojas-x3-en-el-centro

Veamos nuestros objetivos, cuando terminemos estos dos temas tenemos que ser capces de:

  • Conocer los elementos básicos del proceso comunicativo.
  • Identificar la importancia de la situación comunicativa en dicho proceso.
  • Tomar conciencia de los distintos canales y códigos de la comunicación humana.
  • Conocer el concepto de signo y clasificarlo por su relación con la realidad representada.
  • Reparar en lo signos con los que convivimos diariamente.
  • Identificar el texto como unidad de comunicación.
  • Reparar en la importancia de las marcas de textualidad (adecuación, coherencia y cohesión) para la culminación del proceso comunicativo.
  • Conocer los diferentes tipos de texto en función de la intención comunicativa.

libros-texto2

Trabajamos este tema con varios materiales:

  • El libro de texto.
  • Los apuntes que os he entregado en clase. Disponéis aquí de otra copia por si se os pierden, los tiráis (sin querer, espero) o los prestáis y no os los devuelven. Os recuerdo que todo el material que se entrega en clase debe conservarse ordenado y presentarse cuando revisemos los cuadernos de aula.

Comunicación Temas 1-2-3

  • El ppt. con el que hemos trabajado en clase:

UNIDAD 1, 2 y 3 COMUNICACIÓN

Si no lo queréis descargar, podéis verlo aquí:

ACTIVIDADES PARA LOS QUE QUIEREN REPASAR…

Lourdes Domenech ha preparado estas actividades que he encontrado en El Tinglado. Pueden resultar muy útiles para repasar conceptos básicos.

Captura

¿Te atreves a reconocer los elementos de la comunicación en una viñeta? Pincha aquí y prueba. ¿Te ha gustado? Prueba con esta otra.

¿Problemas para distinguir la comunicación verbal de la no verbal? Con este juego lo tendrás más fácil:

Captura 3

En el Proyecto Ciceros del CNICE hay una serie de actividades para reforzar los conceptos que has estudiado. Fíjate que digo que ya los has estudiados, no intentes hacer los ejercicios sin haber estudiado antes, porque no serviría de nada, ¿de acuerdo? Ya sabes, pincha en la imagen y ve practicando:

Captura 2

Si crees que ya te sabes el tema puedes probar a hacer este test de autoevaluación que proponen en el Proyecto Ciceros. Pincha en la imagen, te pedirán el nombre, escríbelo y contesta:

Captura 1

PARA LOS QUE QUIEREN SABER MÁS…

En estas unidades estamos hablando de un tema del que ya tratamos a principios de curso:  las diferencias entre la comunicación humana y la comunicación animal. Los animales tienen sus propios sistemas de comunicación y, aunque no son tan sofisticados como los sistemas humanos, muchos de ellos son muy complejos. Como sé que estos temas os interesan mucho, he preparado una entrada donde hablamos del lenguaje de los animales.

 

LA IMPORTANCIA DEL CONTEXTO…

Hablaremos en clase de la importancia del contexto para comprender el mensaje correctamente. En este vídeo vemos un uso muy interesante de la frase “¿Usted no sabe quién soy yo?”, en el que el significado depende enteramente del contexto. Disfrutadlo.

 

Publicado en Comunicación, Curso 2019-2020 | Deja un comentario

Poesía para llevar (a casa)

Este es el hogareño rincón de lectura que hemos preparado este año para ubicar los poemas que semana a semana iremos recibiendo dentro del programa Poesía para llevar.

Como hemos explicado en clase, nuestro instituto participa, junto con otros 96 centros educativos aragoneses, en Poesía para llevar. Este programa tiene como objetivo acercar la poesía a las aulas y, a partir de ahí, a toda la comunidad educativa.

En nuestra clase comentaremos los poemas cada semana como hacemos todos los años, pero en esta ocasión hemos decidido acercar los poemas semanales a las familias a través de nuestra “bolsa poética viajera”. Para ello hemos preparado un cuaderno en el que cada semana un alumno o alumna del grupo tendrá la oportunidad de adornar a su gusto el poema que corresponda y podrá comentarlo con su familia y amigos, quienes también podrán incluir sus comentarios sobre el texto. Aquí podéis ver la bolsa y el poema con el número 0:

Y este es el fantástico trabajo de Aitana, la primera alumna que ha disfrutado leyendo, adornando y comentando con su familia el primer poema:

Publicado en Curso 2019-2020, El placer de leer, Literatura, Poesía para llevar | Deja un comentario